Balance: no tengo que escoger los polos

Balance: no tengo que escoger ninguno de los polos

El juego de los polos, me obliga a quedarme con uno de los dos extremos. Soy:

Perro🐕 o santo 🙏

Inmaculada 👼🏻 o puta 🗽
Opaco  o translúcido 💧
Honesto  o impúdico 
Etc., etc.

Empecé hace dos años a mirarme mi propios polos, al frente de un espejo 💀 😇 y revelando mis secretos (lo que más me duele). Esto lo hice delante de un grupo de desconocidos que hoy ya no lo son. Ellos me saben sucio y frentero, mentiroso y confiable, radical y tibio. Mis seres queridos y amados, igualmente me saben así. Mis hijos me saben muy bien, en la versión de amoroso y déspota.

Esto ha sido como sincronizar un motor, es un justo punto medio, es un balance divino 🤩 (de los dioses) que me da la libertad de no etiquetarme a mí mismo como absolutamente esto o aquello.

El juego de los polos es un accidente con las manos en el timón y maniobrando. Y no digo eso porque no haya fracasado. Me paso la vida buscando formas de fracaso (sobre todo cuando me aferro a un extremo) —-

Más bien, le apuesto a los ciclos, a las ondas, al ir y venir, al probar y comprobar, al decir y cambiar de opinión.

Que me lance un 😡 el que sólo se cree santo o perro, y que me lance un ❤el que cree en el equilibrio 🌓

 

Programas

Esta es una cabecera

Tenemos programas de alimentación y de acompañamiento en proceso de cambio del cuerpo.

Tienda

Contacto

Me gusta el contacto directo. Puedes escribirme por Whatsapp (abajo a la derecha de la página está el link que te conecta conmigo, envíame un email o contáctame por Instagram y me mandas un mensaje directo @gonima.